Vallanaraju: mi primera montaña en la cordillera blanca

Fue difícil entender que en realidad había llegado hasta la cima. Definitivamente es una de las pruebas físicas más difíciles que he enfrentado. Tomando en cuenta que la temporada para escalar estaba por terminar, y después de haber estado a 4000 m. el fin de semana anterior en Huayhuash. decidí que si iba a escalar una montaña, tenía que ser en ese momento. Inclusive después de haber participado en la caminata (o senderismo) en Huayhuash y haber obtenido un poco de práctica, mis músculos y mi corazón hicieron un ejercicio maratónico.

Mi guía fue Rommel, la persona que nos guió en Huayhuash y el organizador de la actividad de ciclismo en la montaña, parte del viaje educativo al aire libre en Huaraz Gracias a su personalidad callada y centrada, Rommel fue el guía perfecto para mí, aunque admito que algunas veces mientras escalábamos no sentí lo mismo.
Viajamos a Huaraz en la madrugada del Jueves en un autobús de primera clase, con asientos cómodos y una mesera que ofrecía bebidas y snacks y llegamos a Huaraz el viernes temprano. Rommel me alojó en una habitación en la casa de sus padres y me dejó ahí por un par de horas, mientras él organizaba el equipo que debíamos llevar. Estaba demasiado emocionada, pero finalmente me dormí un par de horas antes de que él regresara con una mochila, una piqueta, polainas, crampones, y una bolsa de comida, y supervisó lo que yo había empacado. Él verificó todo y me dijo, sin dudar, qué era lo que no podía llevar. Fue muy divertido, me dijo que dejara mi diccionario, y cuando vió mis sandalias me preguntó si creía que íbamos a ir a la playa.

Tengo un cariño especial por mis “Tevas“ (la marca de mi sandalias), por una razón simple y lógica. Sinceramente desconozco la razón, pero siempre tengo la necesidad de tomar mucha agua, y eso significa tener que ir al baño en repetidas ocasiones, y eso es tanto de día, como de noche. Es muy complicado para mí tomar la decisión final de salir gateando de la bolsa de dormir para ir al baño en la noche, después de haber estado acostado por horas, luchando en contra de mantener la vejiga llena o salir de la tienda de campaña al frío, pero cuando tomas la decisión final, lo último que necesitas es tener que ponerte las botas para escalar, especialmente cuando estás usando calcetines gruesos de alpaca. Después de haber sido ajustados la noche anterior, los “Tevas“ pueden ser colocados o removidos de manera fácil. Estaba decidida a empacar mis “Teevers“, pero parecía que “ir a la playa“ fuera un término relacionado con las montañas, porque mi guía no paró decir que parecía que yo iba a hacerlo.Rommel también me dijo que no llevara dos tiendas de campaña, lo cual me hizo sentir más necesidad de llevarlas. Ya es suficiente malo despertar en una tienda de campaña, y si a eso le sumamos despertar a un guía de mal humor… Bueno, sacrifiqué el diccionario, pero empaqué mis Tevas.Antes de irnos al taxi de la plaza de la ciudad, tomé algunas fotografías de Vallanaraju con las dos montañas gemelas que se ven como dos orejas de gato. Se veían a una distancia increíble, muy altas, casi imposibles de escalar. ¿Realmente iba a escalar hasta allá arriba? El viaje hasta la base del campamento fue largo y difícil, y no muy popular entre los choferes de los taxis, y necesitaban de un muy buen incentivo económico para llevarnos hasta allá.Llegar a la base del campamento fue un poco abrumador porque todas las subidas eran demasiado empinadas. El lunes anterior por la noche, fui a la casa de Rommel y de Guinevere a cenar, (con su hija adorable, Tamia), y él me preguntó si necesitaba un ayudante o si podía llevar mi propio equipaje, pero yo no estaba segura, ya que no había llevado un paquete desde mucho antes del accidente. Incluso en Huayhuash teníamos burros y sólo llevaba una mochila. El paseo desde la base del campamento hasta el campamento morrena en Vallanaraju era demasiado empinada para los burros, sin embargo Rommel me aseguró que nos tomaría dos horas, y teníamos todo el día para llegar allí. Me dijo que podría tomarme todo el tiempo que quisiera. Rommel pronto se arrepintió de decir eso, porque me llevó ¡5 horas! A pesar de que la subida era muy empinada y mi mochila pesaba alrededor de 18 kg, fuimos a un buen ritmo durante la primera hora. Entonces las cosas empezaron a ir mal, porque tenía calambres estomacales repentinos. Rommel estaba liderando y estaba un poco frustrado por la interrupción constante. Traté de convencerlo de que siguiera sin mí, y me sentí aliviada cuando, después de casi dos horas me dejó y se fue a su propio ritmo.Yo estaba en agonía y teniendo que agacharme detrás de las rocas con frecuencia (haciendo ruidos terribles, ya que estaba sofocada). Sí – usted lo adivinó – ¡tuve diarrea! Ahora, como he mencionado anteriormente, yo no sé mucho acerca de los efectos de la altitud, pero yo estaba bastante segura de que la diarrea no era uno de ellos – mis sospechas yacían pesadamente sobre el sándwich de pollo servido por una dama que usaba un ajustado uniforme rojo en el autobús! Por un lado, la altitud por lo general me da dolores de cabeza – y no dolores de estómago, y yo no era mayor de lo que había sido el fin de semana anterior. (Además – ninguna persona usando un vestido rojo ajustado es digna de mi confianza) 

Cuando finalmente escalé por todo el camino de piedra interminable, Rommel ya había establecido un campamento. Después de intentar todo lo posible para darme una jovial bienvenida y felicitarme mientras tomaba una foto de mi llegada, Rommel expresó su preocupación por mi ritmo extremadamente lento, y su temor de que yo no tuviera la fuerza para la cumbre de la montaña. Antes de que pudiera detenerme le dije que tenía diarrea! Estaba bastante tranquila después de eso y yo estaba segura de que iba a tratar de convencerme de volver a bajar. En su lugar, me sugirió ir directamente a la cama y descansar tanto como sea posible y ver cómo me sentía en la mañana. Hice exactamente eso. No podía comer de todos modos y antes de las 6:30 pm ya estaba metido en mi saco de dormir a 4950m. A pesar de tener que hacer 4 salidas rápidas en la noche (mis Tevas fueronmuy útiles), dormí bien y se despertó sintiéndome renovada, pero había indicios de un dolor de cabeza.


Nuestro plan inicial para el día 2 era subir al glaciar y hacer algo de entrenamiento de escalada en hielo, pero Rommel dijo que la recuperación de un malestar estomacal en la altura no era fácil y que debía pasar el día descansando. También me confesó que se sentía un poco mal del estómago – ¡lo que confirma mi teoría sándwich de pollo! Cuando comenté “entonces tampoco te sientes al 100%”, su respuesta fue brusca “Puedo subir una montaña en un 20%”. Hah!

Para desayunar me obligué a comer un rollo de pan crujiente untado con mermelada de fresa por mi estómago y oré por un impulso de energía para al menos subir al glaciar. Rommell empacó el equipo de escalada y emprendimos el viaje. Y ¡wow, qué increíble era! El cielo estaba claro y azul intenso, el sol brillaba y sobre las rocas nos fuimos a conseguir nuestro primer vistazo del glaciar! Mi corazón estaba lleno (porque estaba bombeando mucho oxígeno a mi sistema, pero también con la magnificencia de los paisajes que nos rodeaban)¡!

Pasamos tres horas gloriosas en el glaciar y practicaba escalada en hielo ¡por primera vez en mi vida! Así que eran muchas “primeras veces“, la primera vez que poner los crampones, la primera vez que paso a paso subía y la primera vez anclado a los tornillos de hielo, la primera vez que mis pies pateando con todas mis fuerzas contra la pared endurecido para encontrar pinzamientos para ponerse de pie en la primera vez, blandiendo un hacha de hielo y rompiendo una y otra vez, me llenaba de astillas de nieve helada y el hielo hasta que encontraba un asimiento sólido! Es a la vez agotador y emocionante y yo estaba en el cielo!

Fui dos veces hasta el borde y podría haber hecho todo el día, pero tenía que ahorrar fuerzas para el ascenso por la noche. Volvimos al campamento Morrena y del agotamiento eufórico me caí sobre mi estera fuera y dormí toda la tarde bajo un cielo azul claro sin un alma a la vista.

Rommell me despertó por la tarde para sugerir que comiera algo y también practicara cómo ponerme los crampones. Nuestro ascenso estaba previsto para las 2am y que tenía que ser capaz de ponerlos rápido una vez que llegaramos al glaciar, ya que sería muy frío en la noche. Durante mi practica, Rommel me informó de la subida, explicando firmemente que íbamos constantemente y descansaríamos poco a poco, pero no detenernos, poque eso significaría frío. Esto también significa no detenerse para fotografías ¡”todo el tiempo”! Hmmm! (Supongo que tomar 120 fotos en el glaciar fue un poco excesivo!)

Por la tarde una pareja de Bélgica se unió al campamento morrena con su joven guía, un amigo de Rommel. Ya no éramos los únicos en la montaña. Rommel había explicado que en temporada alta, la morrena a menudo tenía hasta 40 personas acampando allí (aunque no podía imaginar cómo podrían caber todos). Al final resultó que, el hombre Bélgica se enfermó durante la noche y no acompañó a su novia a la montaña. Al parecer, este no es infrecuente. Mucha gente viene a la montaña y no sigue después del campamento morrena.

Una vez más nos retiramos a nuestra tienda temprano y estábamos profundamente dormidos a las 6:30 pm. Me sentía más confiada de haber logrado comer unos espaguetis con salsa de tomate y beber mucha agua durante el día. Todavía me sentía un poco débil, pero sólo tuve que salir de la tienda dos veces en la noche.

Cuando Rommel me desperté a las 2 am, la noche no era tan clara como antes. Era más nublada pero la ventaja era que no había viento y no era tan intenso el frío. Tomamos una bebida caliente y un bollo de pan rancio y caminamos, sobre las rocas hacia el glaciar, con los faros y las muchas capas de ropa. La colocación de los crampones y la fijación de la cuerda no era tan ardua, porque no había viento y la temperatura era relativamente baja. Nos dirigimos hacia el glaciar y comenzamos nuestro ascenso largo. Yo estaba unida a Rommel por una cuerda y él fue fiel a su palabra – no parar! Así que caminamos guiados  por la luz de nuestros faros. Las formaciones de nieve eran fascinantes, pero cuando me encontré la primera grieta ¡fue un poco inquietante! Tuve que cavar mi piolet en la nieve dura y sentarme a la barra mientras cruzaba Rommel, y luego seguí. En la segunda grieta que encontramos, Rommel esperó un tiempo para encontrar el mejor lugar para cruzar mientras miraba nerviosamente. Cada grieta parecía más aterradora que la anterior. 

Mantuve el ritmo de Rommel hasta la hora final, pero los efectos crecientes de altitud hicieron que comenzara a desmoronarme y antes de las 6:30 yo estaba agotado y realmente creía que ni podría seguir adelante. 


Cuando íbamos entre las dos cumbres, Rommel me informó que ir a la cumbre sería demasiado peligroso para él porque creía que yo estaba demasiado cansada. Yo estaba agotada y emocional. Yo no iba a discutir con él de todos modos. No importaba lo que sentía – él era el experto y él era bastante bueno en la capacidad de lectura de una persona y condición. Rommel también añadió que aunque podríamos subir la cumbre, existía el peligro de que yo estuviera demasiado cansada para ir hacia abajo, lo que sumaba nuevos riesgos. Si bajábamos demasiado despacio nos daría demasiado frío, y si nos tardábamos mucho, la nievese derretiría por el sol, lo que hace más difícil caminar. Incluso al escuchar a Rommel durante unos minutos, me empecé a poner muy frío, así que me acerqué al centro de la cresta, en el sol y traté de obtener un control sobre cómo me sentía, mientras las lágrimas rodaban por mis mejillas y no estaba segura del por qué. Rommel me grababa en la cresta. (Véase en pantalla completa con el volumen alto)
Así que sí! Si has visto el video, ya lo sabes! Llegamos a la cumbre! ¡Increíble! Es difícil resumir la experiencia en palabras. Supongo que tengo una idea de por qué la gente hace este tipo de cosas. Es indescriptible.

1 Comment

Filed under Uncategorized

One response to “Vallanaraju: mi primera montaña en la cordillera blanca

  1. Mucas gracias Carla por traducir.

Comment....

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s